<

¿Las embarazadas pueden tomar café?

Hablamos con la doctora María Míreles, ginecóloga obstetra, para que nos dé luz sobre este polémico tema.

Increíblemente, una de mis grandes preocupaciones de estar embarazada nuevamente es tener que dejar de tomarme mi amado cafecito.

Sí, así como lo leen, pues durante mi primer embarazo dejé de tomar café, no por prohibición médica, no fue necesario consultar a la doctora, sino porque no soportaba ni su olor.

De hecho, mi repugnancia a su aroma fue lo que nos alertó de mi posible embarazo, porque nadie entendía cómo yo no podía tolerar el olor del café, uno de mis grandes amores.

Pero como sé que no todos los embarazos son iguales, ahora mi preocupación es si medicamente se recomienda o no tomar café durante estado de gestación.

Y como sé que muchas coffeelovers, algunas, quizás, primerizas, tendrán esa misma duda, en lamejorhora.com hablamos con la doctora María Míreles, ginecóloga obstetra – colposcopista, para que nos dé luz sobre este polémico tema.

Doctora María Míreles

¿Y por qué la polémica?

Vamos por parte… La controversia de si una embaraza puede o no consumir café es específicamente por la cafeína que contiene esta bebida.

Y es que la cafeína es un estimulante natural, considerada una droga porque estimula el sistema nervioso central. Provoca que las personas se sientan con más energía y alerta. Además, tiende a aumentar la presión de la sangre y del ritmo cardíaco.

Pero ojo, la cafeína no solamente está presente en el café… Otros productos que también la contienen es el té, el cacao, guaraná, bebidas gaseosas y energizantes, chocolates, entre otros.

Entonces, existe una controversia en la comunidad médica al momento de recomendar el consumo de cafeína durante el embarazo, debido a la dificultad que tienen de saber de manera exacta cuantos gramos ingieren en el día.

Y es que la cafeína atraviesa fácilmente la placenta de la madre y la misma es metabolizada más lentamente en la mujer embarazada, lo cual puede llevar a que existan altas concentraciones de este estimulante en el líquido amniótico y en el feto, advierte la doctora Míreles.

“Una de las interrogantes más comunes ante y durante la gestación, es la relacionada con el consumo de cafeína, sobre todo en aquellas mujeres que tienen este hábito”, nos explica la especialista.

Posición internacional

En ese sentido, hay organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) que recomiendan limitar la ingesta a 300 miligramos de cafeína al día como máximo, con el objetivo de reducir riesgos.

Pero hay otros que se van más allá, y recomiendan que las embarazadas no consuman cafeína para nada, porque eso podría tener consecuencias negativas para la madre y el bebé, especialmente.

De acuerdo con una investigación que realizó la Universidad de Reikiavik, Islandia, no hay una dosis máxima de cafeína diaria que sea segura para las mujeres embarazadas y las que quieren tener un bebé.

Por tanto, los investigadores recomiendan que lo mejor es evitar por completo el consumo de café durante el embarazo.

Y es que algunos de los problemas que más asocian al consumo de café durante el embarazo es aborto espontáneo, bajo peso cuando el bebé nace, muerte fetal, restricción del crecimiento y hasta leucemia aguda infantil.

¿Y entonces, doctora?

Por el contrario, la doctora señala que hay algunos estudios que revelan que el consumo moderado de café no contribuye de forma significativa a causar riesgo durante la gestación.

No obstante, la ginecóloga nos explica que los datos sobre el consumo de cafeína son un tanto limitados y, al mismo tiempo, conflictivos, en vista de que estos no poseen resultados concluyentes sobre su ingesta durante el embarazo.

Sin embargo, Míreles señala que lo recomendable es limitar la ingesta de cafeína a 200 miligramos por día.

De hecho, la posición del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos coincide con lo que nos explica nuestra especialista, ya que destaca que un consumo moderado de cafeína “no parece ser un factor de riesgo importante de aborto espontáneo o parto prematuro”.

Claro, siempre tomando en cuenta que la cafeína se encuentra en otros productos ya mencionados.

Esto también incluye al café descafeinado que, aunque contiene un porcentaje mínimo de cafeína, su uso debe ser moderado.

Retrasar la concepción

Otra pregunta que sé que constantemente se hacen muchas mujeres amantes del café que aún no tienen hijos, es si ¿consumir café puede retrasar la concepción?

En ese sentido, la doctora nos explica que este es un tema que ha motivado diversos estudios en el ámbito de la Ginecología y Obstetricia, enfocados en el consumo de cafeína y la concepción en mujeres fértiles.

Las evidencias reflejadas en un gran número de estos estudios no revelan una relación entre el consumo moderado de café o cafeína con una menor fertilidad o mayor duración de fecundidad, resalta.

Sin embargo, manifiesta la ginecóloga, debe tenerse en cuenta que la ingesta en exceso (400-600 miligramos al día) si se ha asociado a un mayor tiempo para la fecundación.

Consumo de cafeína en exceso

La doctora María Míreles nos explica que diversos estudios sí han asociado el consumo en exceso de cafeína durante el embarazo a ciertos problemas como:

  • Partos prematuros
  • Abortos espontáneos
  • Restricción del crecimiento
  • Bebé de bajo peso al nacer, entre otros.

No obstante, resalta que las investigaciones que refieren estas condiciones no reflejan resultados definitivos que permitan establecer un criterio unificado.

La doctora señala que, hasta el momento, no se asocia el consumo en bajas cantidades de café y aborto espontáneo.

¿Puede el café influir en el desarrollo de las células del feto?

“Ciertos estudios han encontrado que un consumo excesivo de cafeína (superior a los 600 mg) por parte de la madre, puede provocar un aumento de los niveles de catecolaminas tanto en la madre como en el feto”, advierte la doctora.

Eso, nos dice Míreles, puede provocar vasoconstricción uteroplacentaria (estrechez de la circulación de la placenta y el útero) y, por consiguiente, disminuir la irrigación sanguínea y la oxigenación del tejido placentario y del feto, lo que podría producir alteraciones en el crecimiento y la nutrición fetal.

Sin embargo, otras investigaciones realizadas al respecto no han sido concluyentes debido a que los mismos no reflejan un consenso sobre la estimación de la cantidad de cafeína consumida en las mujeres estudiadas.

Eso ha permitido que llegaran a la conclusión de que un consumo no superior a 200 miligramos de cafeína al día no afecta el crecimiento fetal y el peso al nacer.

Aunque, insiste la doctora, sobre este tema, se necesitan más estudios que permitan establecer conclusiones sólidas.

El café en la lactancia

La doctora María Míreles nos explica que, durante el proceso de lactancia, se recomienda disminuir la cantidad de café que se va a ingerir, debido a que la cafeína pasa a través de la leche materna.

Un alto consumo de café durante la lactancia se ha asociado a irritabilidad y alteraciones del sueño en los bebés, advierte.

Ciertamente, este es un tema polémico y, por lo que vemos, no hay un consenso en la comunidad médica sobre el consumo de cafeína en las embarazadas.

Entonces, si eres una coffeelover embarazada, lo recomendable será siempre consultar a tu médico, por si tienes una condición especial de salud.

¡Nos leemos en la próxima!