<

¿Conoces los tres principales procesos del café?

Uno de los grandes privilegios que tiene un coffee lovers es el de disfrutar de un café de calidad; pero,  pocos conocemos el proceso que recorre el café antes de llegar a nuestra taza.

Aunque ustedes no lo crean, este recorrido es importante, mis adorados coffee lovers, porque es parte del inicio de la extensa cadena para obtener como resultado un buen sabor en taza.

Es por esto que, hoy, en lamejorhora.com, vamos a detallar cada paso del proceso que recorre el cafeto.

Procesos del café

Leyendo algunos empaques de café de especialidad que tengo en casa, me fijé que se repetía en los diferentes paquetes tres palabras: mieludo, lavado y natural.

Y como curiosa al fin, me puse a investigar para que juntos aprendamos qué significan y la importancia de cada uno a la hora de seleccionar un café.

Pues, les cuento, que estos son las tres principales formas en los que el café tradicionalmente se procesa.

Proceso Lavado

El proceso lavado consiste en eliminar la piel de las cerezas, el comúnmente llamado despulpado, antes de sumergirlas en un canal con agua para romper y eliminar el mucílago o mesocarpio, que, no es más que la capa sedosa y pegajosa, responsable de gran parte del dulzor del café.

El lavado es también llamado “procesamiento húmedo” y es uno de métodos más utilizados.

Y, un punto importante que debemos saber, es que este proceso es ideal para resaltar el perfil característico de un café de origen.

Además, se destaca que este método nos permite disfrutar de sabores brillantes con notas florales y frutales,  y, sobre todo, un cuerpo ligero.

Para que lo tengamos más claro, vamos a detallarles con más precisión este proceso.

Pasos proceso de lavado

Lo primero que se hace es recolectar, clasificar y limpiar las cerezas.

Luego, se empieza el proceso de separación de la pulpa del café, utilizando una máquina especial llamada despulpadora.

Después del despulpado,  se procede a remover el mucílago sumergiendo los granos en tanques de fermentación. Este proceso tarda entre 12  y 24 horas, depende de la temperatura y el grosor de la capa del mucílago.

Y, finalmente, los granos  se secan en un patio, cama africana o secador mecánico.

Proceso Mieludo  

Este proceso tiene un gran parecido al del lavado, con la diferencia de que  el grano de café se seca sin eliminar el mucílago.

También se le conoce como honey o enmielado. Pero, no se me confundan, no se le llama así porque  se le añada algún tipo de azúcar, no. Este nombre lo lleva  porque los granos, al estar rodeados del mucílago, se sienten viscosos, como la miel.

Con este proceso podemos obtener un perfil de café dulce, con matices frutales y acidez moderada.

Proceso mieludo

Al igual que el proceso de lavado, en el  mieludo  las cerezas de café se recolectan, seleccionan, limpian y son sometidas a una despulpadora.

Pero a diferencia del lavado, el grano se seca sobre las camas africanas o en patios de secado con el mucílago aún unido.

El ciclo de secado  tarda de 10 a 12 días,  claro, esto dependerá de las condiciones climatológicas.

Proceso Natural o en seco

El proceso natural o  seco consiste en secar primero la cereza entera sin eliminar previamente ninguna capa del fruto o cáscara, o sea, el fruto se remueve luego del secado.

Como el secado del fruto se hace directamente al sol con toda la pulpa o cáscara de la cereza del café, este método requiere de un buen clima.

El perfil en taza de estos cafés es de baja acidez, con mucho cuerpo, con sabores afrutados o de vino.

Proceso natural

Las cerezas se recolectan, clasifican y limpian, de esta manera se logra separar las que estén inmaduras o dañadas por insectos.

Luego, sigue el proceso de secado. Las cerezas se colocan bajo el sol en patios de secado o en camas africanas, ligeramente elevadas del suelo, con el fin de evitar la formación de moho y la sobrefermentación,

Las cerezas se deben mover para lograr un secado homogéneo. Según el clima, el tiempo requerido para el secado es de 7 a 15 días.

Este es un método que es recomendado para fincas con producciones menores a 5, 500 kilos.

Un dato curioso es que entre 2015 y 2017, tres ganadores consecutivos del campeonato mundial de cafés filtrados optaron por un café de proceso natural.

Además, como cultura  general apuntemos que el procesamiento natural se utiliza a menudo en países donde el agua es escasa, como Etiopía y zonas en Brasil.

Tomen apuntes, mis coffee lovers, pues, de ahora en adelante, cuando vean  en sus empaques de café estas tres palabras: mieludo, lavado y natural, ya no tendremos excusas para estar en “limbolandia”.

¡Hasta la próxima colada!