<

Conoce el ritual místico del café turco

De acuerdo con las costumbres turcas, la pareja que bebe este café tiene garantizado 40 años de amistad.

Siempre lo hemos dicho, y no nos cansamos de repetirlo, el café sirve para “la cura de todos los males”.

Pero, mis queridos coffeelovers, ¿se imaginan beber una taza de café y tener garantizado el amor y la amistad durante decenas de años?

Pues, permítanme decirles que, según cuenta la leyenda, el café turco es capaz de esto y mucho más…

Y es que, el ritual que conlleva la preparación de una taza de café turco es único.

De acuerdo con las costumbres turcas, la pareja que bebe este café tiene garantizado 40 años de amistad.

Además, con el poso que queda en las tazas vacías, los turcos suelen utilizarlo para predecir “la suerte y destino de una persona”.

Muy interesante, ¿verdad? Pero antes de continuar hablando de todo el “misticismo” que envuelve este café, vamos a aclarar a qué se llama café turco.

Método de preparación  

Pues les cuento que no es más que un método de preparar y servir el café desarrollado por los turcos. A este método se le llama Ibrik, Cezve o cafetera turca.

Aunque, originalmente la preparación se realizaba con el café arábica, se puede utilizar cualquier variedad, eso sí, la molienda debe estar extremadamente fina, como polvo.

Una publicación de gourmetdemexico señala que el resultado de esa bebida turca es un café muy concentrado, de aspecto y de sabor fuerte.

Ritual del café turco

A la hora de preparar de manera tradicional un café turco cada elemento que se utiliza en ese ritual es importante.

Pues, déjenme contarles, detalladamente, cómo es el proceso de lo que se constituye culturalmente como un evento social.

Primero, el agua fría, el café, recién molido, y el azúcar se colocan en el recipiente de cobre (Ibrik o cezve), para luego ser sumergido en arena del desierto muy caliente.

Este proceso, provocará que el café llegue a su punto de ebullición debido a que el cobre es un buen conductor de calor.

La bebida obtenida se sirve en tacitas acompañadas con un vaso de agua y dulces típicos.

Pero,  mis coffeelovers, algo que debemos tener muy en cuenta es que, el azúcar del café turco se pone en la cocción.

Y, repitan conmigo, nunca, pero nunca, se le agrega leche o azúcar al café después de la cocción.

Patrimonio de la humanidad

El ritual del café turco es un símbolo de hospitalidad, lo que significa que el huésped es generosamente bienvenido por el anfitrión.

El café a la turca desempeña también un papel importante en eventos sociales como desposorios y fiestas, dice la Unesco en su página web oficial.

Es así, como los conocimientos y ritos vinculados a este elemento del patrimonio cultural se transmiten entre los miembros de la familia mediante la observación y la participación, afirma ese organismo internacional.

Mis queridos coffeelovers, es por toda esta raíz cultural, que el café turco ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como patrimonio inmaterial de la humanidad.

¡Hasta la próxima colada!