<

Conoce el proceso de curación que debes hacerle a una greca nueva

Cuando no hacemos ese proceso, su primer café, generalmente, sale con sabor a metal.

Cuando compramos una greca (cafetera italiana) nueva es necesario que le hagamos un “proceso de curación” antes de utilizarla por primera vez. 

¿Proceso de curación? ¿De qué me hablas?, pensarían ustedes, mis queridos coffee lovers, pero no se preocupen que ahora les explico de qué se trata… 

Generalmente, cuando compramos una greca solo la fregamos para luego utilizarla, sin advertir que el café podría salir con un sabor extraño.

Y es que las cafeteras italianas nuevas, especialmente las de material de aluminio, suelen tener un olor a metal que provoca que los primeros cafés que cuelas en ella dañen tu experiencia.  

Entonces, para evitar esos tipos de sabores, que no son nada agradables, en una greca nueva, no solo basta con lavarla, hay que curarla. 

¿Qué cómo haces ese proceso de curación? 

Sencillo, lo primero que vas a hacer con esa greca nueva, como de costumbre, es desmontar todas sus partes para lavarla con jabón líquido ph neutro y abundante agua. 

Luego, que a este proceso es que llamamos “curación”, pones a colar solamente agua en la cafetera italiana y cuando suba, la dejas unos minutos con el agua caliente y después la botas. 

Para asegurarnos que no habrá sabores extraños en nuestra primera colada, más tarde, preparas un café normal y lo desechas.

Con ese proceso, “bautizas” la greca y ya no debe tener ese sabor a metal que suelen tener cuando son nuevas.

Así evitas una mala experiencia cafetera en tu primera colada en esa cafetera nueva.   

Para un mayor cuidado de nuestras grecas

Como la cafetera italiana es uno de los métodos de preparación más utilizados en muchas partes del mundo, especialmente en República Dominicana, es necesario que cuidemos a esas guerreras que nos dan tanta alegría todos los días.

En efecto, es sumamente importante que tomemos en cuenta estos tres consejos:

  • Lavar todos los días con jabón y abundante agua nuestras cafeteras italianas, para que no se queden residuos de café.
  • Siempre guardar nuestras grecas secas, para evitar la acumulación de moho. Para secarla puedes usar papel de cocina.
  • Y, cuando sea necesario, darle un lavado profundo con bicarbonato, vinagre blanco y agua.

Con estos cuidados, siempre vas a tener una greca limpia y lista para regalarte una buena taza de café. 

¡Nos leemos en la próxima!