<

Café descafeinado, ¿por qué alguien querría tomarlo?

La extracción de la cafeína se realiza sobre el café verde, es decir, antes de ser tostado.

Como confesa coffeelover, siempre me he preguntado por qué alguien querría tomar café descafeinado.

Quizás, muchos de ustedes, al igual que yo, entenderán que no tiene sentido cometer semejante “sacrilegio”.

Pero déjenme contarles, mis queridos coffeelovers, que sí, existen muchas razones buenas y totalmente válidas para sustituir el café puro por descafeinado.

Algunas de las tantas razones por las que muchas personas deciden tomar el café sin cafeína es porque tienen complicaciones de salud como presión arterial alta,  enfermedad cardíaca, crisis de ansiedad, embarazo o lactancia, en el caso de la mujer.

Y es que, de acuerdo con la Fundación Española del Corazón, la cafeína produce un aumento de la presión arterial y la frecuencia cardiaca, por ello se aconseja limitar su ingesta en pacientes con enfermedades cardiovasculares y/o hipertensión.

Además, indica que un exceso de cafeína puede provocar  arritmia, irritabilidad, insomnio, intranquilidad, nerviosismo, diuresis y/o diarrea y náuseas.

Dificultad para dormir 

De igual manera, sugiere a aquellas personas con dificultad para dormir que deben limitar el consumo de cafeína a las cantidades normales y evitar ingerir cualquier producto que la contenga, en las horas anteriores al periodo de sueño.

Por otro lado, hay quienes deciden beber café descafeinado, simplemente, porque quieren evitar los efectos estimulantes de la cafeína.

Ahora, bien, sabes ¿cuáles son las características del café descafeinado, sus beneficios para la salud, sus propiedades y el proceso para obtenerlo?, pues para que aprendamos un poco más acerca del tema, en lamejorhora.com nos encargamos de investigarlo.

Lo primero que debemos saber es que el café descafeinado es aquel al que se le quita un alcaloide fundamental: la cafeína.

¿Cómo se obtiene el descafeinado?

Como nos explica la Asociación Española de Café, en su sitio web oficial, la extracción de la cafeína se realiza sobre el café verde, es decir, antes de ser tostado.

No obstante, hay tres formas básicas de descafeinar el café, de acuerdo con Sonya Angelone, nutricionista y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética americana para Women’s Health US:

Proceso suizo con agua: se humedecen los granos verdes de café con agua hasta que la cafeína queda disuelta y, a continuación, se bombea con un filtro de carbón activo para eliminar la cafeína.
Proceso con dióxido de carbono: dentro de tambores específicos, los granos giran con dióxido de carbono que penetra en ellos y disuelve la cafeína.
Proceso de cloruro de metileno: una vez humedecidos los granos verdes con agua, se dejan a remojo en cloruro de metileno hasta que disuelve la cafeína. Después se elimina el líquido por evaporación.

Síndrome de abstinencia

Al igual que como sucede con el café puro, el descafeinado no te libra de los efectos del síndrome de abstinencia (reacciones físicas y mentales que sufre una persona con adicción a una sustancia cuando deja de consumirla).

Esto ocurre porque, el café descafeinado, aunque en menor proporción, contiene cafeína. Por lo que es recomendable nunca superar las dos o tres tazas al día.

Según los datos proporcionados por la página webcafegra.com, el descafeinado contiene alrededor de 2 mg de cafeína.

Sin embargo, la cantidad de cafeína que contiene una taza de café normal puede variar mucho dependiendo del origen, del método de preparación y de lo fuerte sea la bebida.

De acuerdo con la Organización Internacional del Café, los promedios de cafeína por tazas de café de cinco onzas oscilan entre 65 y 115 miligramos.

Beneficios del café descafeinado

El sitio web webcafegra.com indica que, si se consume en las dosis adecuadas, el café descafeinado aporta beneficios a nuestro organismo.

Los aceites naturales segregados por los granos durante la extracción de la cafeína tienen muchos efectos positivos.

Agrega que, se ha comprobado que es antiinflamatorio, antimicrobiano, antitumoral, ayuda a mantener bajo control la diabetes de tipo 2, la demencia y la progresión de la enfermedad del Alzheimer y, en general, ayuda a prevenir el envejecimiento de las células cerebrales.

Como ya han visto, mis coffeelovers, si tienes alguna condición que te impida consumir cafeína, no hay razón para privarte del placer de beberte una buena taza de café, pues con el descafeinado tienes una muy buena opción.

Solo deben tener presente limitar el consumo, pues en la actualidad, aún no se ha inventado ningún método que consiga eliminar la cafeína del todo.

¡Hasta la próxima colada!